0
Entrar

Equipo Multidisciplinario


  Fonoaudióloga

Mi nombre es Claudia Andrea, me considero una mujer con gran vocación social y cuya misión en la vida fue haber sido madre de dos hijos maravillosos: Flavia y José Ignacio.

Soy fonoaudióloga de la Universidad de Chile y trabajo hace muchos años en la escuela especial. La escuelita siempre ha sido mi cable a tierra, el reflejo de que existen otras realidades y me siento orgullosa de pertenecer a ella. He construido grandes amistades y muy buenas relaciones de trabajo con todas las personas que están y que han pasado por la escuela.

Comencé hace tres años un camino de creciemiento personal, soy Terapeuta Floral, y esta terapia ha enriquecido mi vida personal y obviamente lo que soy ahora.

Me encantan los niños, los animales, la naturaleza, leer, bailar, compartir con la familia y amigos, comer rico, el viento de septiembre, los colores del otoño, toda la magia de diciembre, estar muuucho en el campo. En fin, me encanta disfrutar la vida y trato de centrarme en las cosas buenas, que hay hartas!!!

 

 Psicóloga

Mi nombre es María Mireya Miranda y soy la psicóloga de este establecimiento, estudie psicología en la Pontificia Universidad Católica de Chile y me titule el 12 de septiembre de 1995. Al año siguiente llegue a trabajar a esta escuela, un día 5 de agosto, de eso ya han transcurrido 16 años.

En mi trabajo existen momentos intensos y hermosos sobre todo en el contacto con el amor incondicional que entregan los niños, pero también momentos muy difíciles cuando tienes frente a ti niños, jóvenes o adultos que están sufriendo un dolor tan profundo como es el dolor del alma.

Frente a esto uno siente que todo lo que puede hacer por las personas que sufren no es suficiente y por eso decido iniciar una búsqueda personal, intentando primero, ser cada día una persona y desde ahí conseguir nuevas herramientas para acompañar a todos los que lleguen a mi puerta. En ese camino conocí las Flores de Bach y decidí formarme como Terapeuta Floral.

Hoy como psicóloga y terapeuta floral, soy muy feliz realizando el trabajo que me toca, especialmente desde que entendí que los seres humanos solo somos instrumentos, al servicio de un plan divino.

MI trabajo de tantos años en esta pequeña escuela me ha enseñado el valor de las cosas simlples y que lo verdaderamente importante y sanador es la entrega con amor.